Andea Ostrov: Estados Nación en América Latina.

Compte-rendu rédigé par José González.

 

A principios de este año 2020 tuvimos el placer de recibir a la profesora argentina Andrea Ostrov en nuestra universidad Toulouse Jean Jaurès y pudimos disfrutar de dos de sus seminarios, además de su entrañable presencia. Uno de ellos lo dedicó al escritor chileno Pedro Lemebel y especialmente a su libro Loco afán: crónicas de sidario.

 

El seminario se inició aludiendo a las nociones del “afuera constitutivo” de Judith Butler para explicar las “Otredades” que ratifican por contraste la ciudadania, la sociedad hegemónica.

 

Del mismo modo, Andrea Ostrov hizo referencia al filósofo francés Étienne Balibar, quien explica que, en la declaración de los derechos humanos, en el que todos los hombres son supuestamente ciudadanos, hay una serie de grupos humanos que no son reconocidos por la carta de derechos humanos: locos, indígenas. La carta no es, por lo tanto, una categoría universal, ya que el concepto de Estado Nación excluye individuos y no todos los seres humanos son iguales ante la ley. Estos conceptos se representan, como veremos, dentro de la obra de Lemebel.

 

La profesora invitada hizo una breve presentación del autor y su obra. Se destacó que Pedro Lemebel fue un escritor y performer y entre sus proyectos más conocidos, se subrayó el dúo, que integró junto con el artista Francisco Casas, Las yeguas del Apocalipsis

 

A continuación, se ubicó el libro Loco afán: crónicas de sidario, dentro del género de la crónica. Este género, en sus orígenes, estuvo vinculado a la corona española. Algunos escritores lo practicaron mediante cartas en las que describían lo que pasaban en la conquista (crónicas de indias), que además fue la primera literatura que existió cuyo referente es América Latina. En estos primeros tiempos de la crónica, los europeos intentaron, mediante este género, dar cuenta de un territorio cuya realidad era nueva. A fines del S. XIX aparece un nuevo formato de la crónica: la crónica periodística. Es una mezcla entre periodismo y literatura, porque están escritas por escritores que colaboran con ciertos periódicos. La crónica se caracteriza por la brevedad y la actualidad y la comienzan a trabajar los modernistas, que en gran parte son poetas: Rubén Darío, José Martí, etc…Las crónicas no tuvieron gran consideración por sus contemporáneos, no obstante, hoy en día, se reconocen como un laboratorio de escritura para poder integrarlas en las producciones más estrictamente literarias. En el siglo XX la crónica adquiere un nuevo sentido, siendo también escrita por escritores y escritoras. Este tipo de crónica más actual trata de un tiempo determinado, que constituye un afuera de los espacios ciudadanos. Se trata especialmente de una crónica urbana, que pretende dar cuenta de la actualidad de la urbe, la ciudad.

 

Seguidamente, Ostrov pasó a analizar el concepto de “abyección” en Loco afán. En esta obra aparecen personajes marginados: travestis, mapuches, enfermos de sida, prostitutas fundamentalmente analfabetas. Los personajes ponen en cuestión la categoría de ciudadanía: son seres “ab-yectos”, expulsados del centro hegemónico. Muestra el “negativo” de la ciudad oficial, lo que pone en evidencia el concepto de ciudadanía. La profesora argentina prosiguió definiendo el concepto de urbe como ciudad en el aspecto material: el trazado, el aspecto de edificios, los monumentos, cómo se organiza el espacio de la ciudad. A continuación, no dudó en hacernos partícipes de su análisis en todo momento, mediante preguntas como ¿en qué se diferencia la urbe de la ciudad?, obteniendo la respuesta consensuada de que la ciudad es la forma de vida que se establece en esa estructura material que es la urbe: costumbres, relaciones de poder, instituciones, religión, la civilización. La civilización implica que todo lo que no es civilización es barbarie (el campo, lo indígena, etc…).

 

En el recorrido que establecen las crónicas, que es simbólico y literal a la vez porque se trata de barrios marginales, la forma de vida también es periférica, es decir la norma de vida no se ajusta a las normativas y a los modelos corporales y sexuales hegemónicos: el trabajo con la periferia es tanto literal como simbólico. Por todo ello, se aclaró que urbe y ciudad no se corresponden plenamente, dado que dentro de la urbe hay sujetos que no corresponden al concepto de ciudadanía. El muro que antes se hacía para definir a los sujetos, son ahora fronteras simbólicas internas, que a veces no son tan simbólicas como la proliferación de barrios cerrados, como, por ejemplo, las villas miseria.

 

La profesora extendió el campo conceptual apoyándose en G. Agamben y en el concepto del “campo de concentración” como nomos de lo moderno, como regla, como ley. El campo de concentración está caracterizado por un estado de excepción, por un momento determinado durante el que la ley se suspende. Agamben propone que en estos espacios de marginación se invierte la relación tiempo-espacio: ya no es la suspensión de la ley por un tiempo determinado, sino que la ley se suspende indefinidamente. En estos lugares el estado solo se hace presente a través de la policía. Los personajes se convierten en figuras interseccionales. Los cruces y las articulaciones entre variables como etnia, identidad de género, clase, educación se re-semantizan mutuamente: la interseccionalidad potencia las marcas excluyentes.

 

El análisis de la investigadora argentina se centró entonces en el concepto de enfermedad. Ostrov subrayó que el subtítulo de Loco afán, es crónicas de sidario. Luego se apoyó en Susan Sontag quien propone que todo el léxico vinculado con las enfermedades es un léxico militar: lucha, subir las defensas, ataque, órganos tomados, aniquilar una bacteria…Estas son señales a tener en cuenta porque muestran cómo una cultura se relaciona con la enfermedad, cómo se piensa la enfermedad. El vocabulario militarizado implica la enfermedad como algo que viene de afuera contra lo cual uno se tiene que defender. Sontag vincula ese lenguaje con la paranoia sociopolítica: el avance de las masas incivilizadas sobre la civilización. También habla de la lucha contra la pobreza, donde puede haber un doble sentido. Puede relacionarse con la preservación de los espacios privilegiados. En resumen, las epidemias, según Sontag, se consideran que vienen siempre de afuera, nunca son propias. Seguidamente, comentamos conjuntamente la frase de Lemebel en Loco afán: “la plaga nos llegó como una nueva forma de colonización por el contagio”, llegando a la conclusión de que en la colonización hay una politización de la enfermedad: el sida adquiere el significado de una penetración colonial. La ponente aclaró que lo que hace Lemebel es re-direccionar el origen de la epidemia. Si viene de África, del mono, re-direcciona el origen del sida hacia el Imperio, y al re-direccionarlo lo re-semantiza como un dispositivo de colonización: “El tufo mortuorio de la dictadura fue un adelanto del sida, que hizo su estreno a comienzo de los ochenta”.

 

Andrea Ostrov profundizó en la parte final del seminario en la figura de la travesti en Lemebel. Destacó que ésta es subversiva porque muestra la dimensión performativa de los géneros y alude a las verdaderas carencias de los cuerpos. La identidad gay, de acuerdo con Lemebel, es el modelo que viene de los EE.UU. fundamentalmente y él se encarga de oponerlo a la loca (fundamentalmente la travesti). El gay hegemónico es un sujeto que puede ser viril y que no es abyecto. La loca, por el contrario, en las crónicas de Lemebel, es la enferma de sida, desclasada, analfabeta, sin pelo, la mapuche. La oposición gay-loca constituye a la loca como el modelo “local” de homosexual. Lo que está diciendo es que no todas las homosexualidades son iguales. Cuando Lemebel habla de “homosexual” habla de hombre, no habla de mujeres, y se refiere a los blancos, extranjeros, los del primer mundo, los cuales opone a lo indígena en Chile, a lo local, etc…

 

Para finalizar el seminario se utilizaron varios conceptos de la teoría de género y teorías culturales para iluminar el análisis de algunos fragmentos de Loco Afán. Entre ellas, de Gilles Deleuze sobre el simulacro, ya que este concepto es una copia que deja ver esa distancia con respecto al modelo (una distancia irónica, paródica). También la queerificación como un proceso que toma en cuenta, además de las variables de género, las variables étnicas. Y por último se aludió a T. De Lauretis y a Tecnologías del género para poner de realce que todo dispositivo material o simbólico puede dar una sensación de naturalidad, como un dispositivo material: maquillaje, etc… y como dispositivo simbólico: los discursos, por ejemplo, o los modelos, normas de comportamiento. Se terminó debatiendo la aplicación de este concepto al texto de Lemebel, dado que se puede considerar que, al incorporar la enfermedad a los nombres, se está incorporando la enfermedad como algo propio.


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search